Actualidad Nacional

En la actualidad, dos bloques están claramente definidos; el que encabeza el PLD y el encabezado por el PRM. Los dos son representantes y garantía de más de lo mismo; la aplicación del modelo Neoliberal. Una tercera opción es un posible Bloque Alternativo, de Esperanza y Anti Neoliberal, un bloque formado por los elementos dispersos que, por convicción, no se han comprometidos con los personajes y partidos responsables del descalabro general en que se encuentra el pueblo dominicano.

El Bloque PLD

El bloque que encabeza el PLD, cuyo candidato y actual presidente, Danilo Medina, logró  “comprar” el derecho a la reelección al negociar la modificación de la Constitución, pactó una buena parte del pastel del gobierno con el sector leonelista que, en principio, cacareó como gallo y puso como gallina.

Además, con un maquiavélico golpe político le arrebató al PRM la posibilidad de un acuerdo con el sector comerciante PRD.

Para el pais, Danilo Medina representa más de lo mismo. Su gobierno ha evidenciado la carencia de respuesta política, económica y social que vayan a satisfacer las necesidades de la mayoría de la sociedad.

En  el sector educación dejó claro que no tenía, ni tiene, un plan para revertir la inaceptable situación. Somos una vergüenza internacional en calidad de la educación inicial. Ha gobernado a base de préstamos y bonos criminales castigando a las futuras generaciones. Bajo su mandato, los diferentes sectores del país están al grito con los altos índices delincuenciales y se sienten indefensos ante la creciente inseguridad.

A pesar de todo, Danilo Medina, ha tratado de crear falsas expectativas en el seno del pueblo pero sus acciones dejan claro que no tienen un plan o estrategia para frenar y superar esta insoportable situación. Por ejemplo, su última maniobra fue la de cambiar a los funcionarios más desacreditados, pero como dice el pueblo, “la fiebre no está en la sabana”.

Los trabajadores, campesinos, sector profesional, excluidos y explotados, medianos y pequeños productores, deben estar claros que el bloque encabezado por Danilo no representa sus intereses, ni resolverá su graves  y fundamentales problemas, más bien, entregándose a los brazos del interés foráneo y local, los prolongará

Su política será comprar a todo aquel que se venda, no importa la forma, en aras de lograr mantener el control casi absoluto de las instancias del gobierno. En ese bloque no hay un proyecto de sociedad, más bien, es un bloque político y económico de acumulación de bienes. Bajo su dirección, el antiguo proyecto de Liberación Nacional terminó amamantándose de los bienes nacionales y de las arcas del imperio y las demás potencias extranjeras.

Parte de su estrategia para lograr mantenerse en el gobierno es, su política anti haitiana que de manera burda han logrado avivar con claras metas de ventajas electoral, desde la nefasta desnacionalización iniciada en el 2007 por la JCE, hasta la apátrida ley 168-15.

 

El Bloque PRM

El PRM encabeza el otro bloque de la derecha, bajo el frívolo y poco carismático empresario, Luis Abinader. Su elección como candidato no ha modificado significativamente la correlación de fuerzas que sea capaz de generar un entusiasmo esperanzador, ni siquiera, a los sectores conservadores que representa.

Su propuesta es la continuación del modelo Neoliberal; tiene tan poca atracción que no ha podido incidir con ideas diferentes en sectores que tradicionalmente se colocan en contra del gobierno de turno.

Más bien, un sector mediático, determinados intelectuales conservadores y orgánicos al sistema y algunos de los espacios históricos aliados y otros nuevos,  tratan de hacer entender a buena parte de la población que, solo toda la oposición unida será capaz de detener al PLD y su bloque; en un claro mensaje de derrota y justificación del fracaso de dicha propuesta.

Su gran desventaja es que, gran parte de quienes sustentan su candidatura son viejos zorros desprestigiados por la mal actuación que realizaron durante su estadía en el gobierno. Además, no consta con un de proyecto de gobierno claro, ni muestra una definida organización estructural.

Tan insípida es la candidatura del PRM que la decisión de integración asumida por espacio como El Frente Amplio solo han servido para crean confusión entre los votantes “progresistas” quienes ven con reserva tal decisión

Este bloque no representa los intereses del pueblo y la integración de organizaciones progresistas no contribuye a cambiar ninguna correlación de fuerzas, toda vez que los intereses que representan son iguales a los del PLD y mucho menos, crea condiciones para trillar el camino independiente que necesita una propuesta progresista, avanzada y de izquierda.

Los trabajadores, campesinos, clase media, pequeños y medianos comerciantes e industriales no deben dejarse confundir por el slogan de este insípido bloque, pues representa, al igual que el PLD, más de lo mismo.

 

Bloque Alternativo, de Esperanza y Contra Neoliberal.

Dado que en el país no existe una organización de izquierda que, dedicada a crear conciencia de clase, haya logrado organizar suficiente elementos como para convertirse, ante el fracaso de los partidos tradicionales, en opción obligada un bloque alternativo es la única opción viable.  Este bloque ha tenido serias dificultades para estructurarse por múltiples razones.

1.- En el país no existe una propuesta política de izquierda que tenga reconocimiento electoral con capacidad de incidir entusiastamente en los trabajadores, campesinos, capas medias, pequeños, medianos productores, comerciantes e industriales, capaz de competir con la derecha.

2.- Una parte de la dirección política que se identifica como izquierda que ha decidido negar la lucha parlamentaria, justificando falta de credibilidad, podredumbre de las instituciones, dictadura constitucional y matadero electoral, entre otros argumentos.

3.- Existe un segmento pequeño, pero influyente que, confundidos,  ignoran la necesidad de planificar y prepararse para contribuir a la construcción del poder de los trabajadores.  Por el contrario, su política se sustenta en lucha social y económica que no se transforman en poder político. Y más bien, sus iniciativas, históricamente, han sido alimentadas para beneficiar a la oposición del gobierno de turno.

4.- Existe una tremenda dispersión de quienes se identifican con la izquierda, pero la gran mayoría no está articulada orgánicamente, cuyas razones no es tema de este trabajo.

5.- La visión, práctica y comportamiento de algunos grupos que, transformándose en estructuras política, evitan identificarse con la concepción de izquierda, a tal punto que en algunos, hasta la definición la han eliminado para tratar de adaptase a lo que llaman ¨nuevos tiempos¨.

6.- Dentro de los grupos que optan por definirse como como progresistas, centro-progresista, antimperialistas, democráticos, de Ciudadano,  existen dos que están en busca del “reconocimiento” de la JCE; Alianza Pais y el MPT.

7.-El poco espíritu de iniciativa unitaria para tratar de integrar en un esfuerzo común a los que tienen posibilidad de compartir la participación.

8.- La existencia de comportamiento vanguardista,  receptor e imprescindible.” Hay que “ir a ellos” o “ellos  no toman iniciativas para crear situación.”

  1. El mal de la individualidad partidaria que ínsita a algunos dirigentes a contribuir con la pulverización si “un Frente” no se forma a su alrededor. Esto se evidencia en la proclamación de candidatura en medio de un proceso de conversación, aun cuando, no se tiene el reconocimiento.

10.- Poca fe en el papel electoral de un proyecto unitario y en la repercusión que los resultados puedan tener para organizaciones individuales.

11.- La creencia de que hay que de esperar el reconocimiento por parte de la JCE para precisar la participación, colocándose a la defensiva, sin ser creativos para convertir un abuso de poder en avalancha de adeptos y simpatizantes.

12.- La creencia de que el tiempo es una limitante que conspira contra la propuesta.