MIR sobre el sistema de salud y seguridad social

enfermos

La esencia, en la aplicación de este modelo de salud,  ha sido minimizar la influencia del Estado en la dirección, organización, oferta y expansión de los servicios que brinda nuestro Sistema Sanitario. O sea, reducir el papel del Estado al del simple regulador o rector.

Inicio del desmantelamiento de Sistema Público e impulso del Modelo Neoliberal

Para la década de los noventa, el Sistema Sanitario del país mostraba signos evidentes de parálisis funcional y  estructural. Esto, sumado a las opresoras condiciones laborales, deprimió los recursos humanos convirtiendo al servicio de salud en insuficiente.

Es, en medio de esta “carencia y disfuncionalidad,” que surge una avalancha de políticas tendentes a despojar y desprestigiar al Estado en lo relacionado a la administración,  conducción y regulación de todo el aparato productivo y de servicio.

Es así como, con el propósito de modificar o reformar el Sistema Sanitario y de Seguridad Social del país, surge la Comisión Ejecutiva para la Reforma del Sector Salud-Cerss-, el cual se encargaría de irle dando perfil y estructuración a dicho sector, empezando por la construcción como proyecto piloto de algunas estructuras hospitalarias. El argumento era sintonizar el Sistema Sanitario con la política internacional del sector capitalista financiero e  ignorando la parte humana;  tratar el sector salud como cualquier otro  negocio.

A partir de ahí, se inicia la estructuración de todo un complejo  tinglado de hospitales cuasi-autónomos, los cuales, como negocio o empresa,  son dirigidos siguiendo el modelo Neoliberal, por la dirección de patronatos o autogestionarios. Como ejemplo de estas empresas podemos citar los casos de: Hospital Plaza de la Salud, Cedimat, Hospital Dr. Marcelino Vélez Santana, Hospital Dr. Carventti, Hospital Traumatológico de la Vega “profesor Juan Bosch”; contribución a la construcción del Hospital Homs (Santiago), Cecanot y el Complejo hospitalario Dr. Ney Arias Lora, entre otros.

Algunas de las características comunes de estos hospitales son, entre otras:

  • El alto precio que cobran por todos los servicios ofrecidos; desde las consultas y análisis, hasta los procedimientos e internamientos.
  • Subvenciones multimillonarias asignadas por el Estado
  • Papel determinante de la Jerarquía de la Iglesia Católica
  • Desigualdad en cuanto a las condiciones de trabajo.

Mientras la mayoría trabajan en condiciones de explotación, se les niega el derecho de asociación y llegan a trabajar hasta 8 horas corridas, con salario de supervivencia (entre 35 y 50 mil pesos) otros, los privilegiados, ¡llegan a devengar más de un millón de pesos al mes y con un horario y condiciones de trabajo adaptadas a las necesidades del privilegiado!

Además, la mayoría de estos centros, privatizados por las cúpulas de los tres partidos tradicionales, son usados por  un sector  de médicos, como centro de propiedad privada.

En dichos centros, la escasa atención del empobrecido está determinada por la combinación de una distribución estadística y la relación social del paciente. Este selectivo método tiene la finalidad de ubicar la categoría económica del individuo y el nivel de relación que pueda tener dentro de las esferas del poder, sea político, social o económico; lo que también determinará el nivel de descuento o pago parcial o total por la venta del servicio-negocio.

Y como si todo esto fuera poco, a estos centros de salud, (menos de 10) el Estado entrega al mes unos 200 millones de pesos, más de dos mil millones al año, incluyendo el sueldo 13.

El  viejo modelo

Al viejo modelo de salud, se le atrofió de manera consciente, para poder justificar el naciente.

Se suspende la contratación del personal médico, no realizando los concursos, como establece la ley 6097-62 a pesar de que, según estudio entregado al Colegio Médico, en el año 2013,  el país apenas contaba con cerca de 27 mil médicos, concentrándose la mayoría en las tres provincias principales.

Justamente,  el último concurso para médicos se realiza en la mitad de la década del noventa. Se permite que los médicos trabajen pocas horas y pocos días a la semana, como forma de justificar la decadencia del viejo modelo. Se paga salarios de miseria, no solo al médico, sino a todos los trabajadores de la salud.

Las condiciones de deterioro en que se encuentran las mayorías de las estructuras físicas, la falta de determinados  equipos de última tecnología y generación  en los diferentes servicios, a tal punto que, se deben enviar a realizar estudios y procedimientos a los hospitales arriba señalado.

Dónde estamos.

En los casi quince años de funcionamiento del Sistema Sanitario y de Seguridad Social se ha sido evidenciado el fracaso del mismo, por la incapacidad de satisfacer las necesidades de salud que demanda la población en sus diferentes niveles.

Esta pésima situación ha sido el resultado de la aplicación las leyes neoliberales 42-1 y 87-1, donde se privilegia  el negocio por encima de la salud de la población. Vale la pena indicar que este modelo ha sido un fracaso en todos los países que lo han implementado y ¡nosotros no somos la excepción!

Unas leyes que están estructuradas para que los capitalistas y sector financiero, con asesorías de organismos internacionales,  controlen y decidan como usar los recursos de los contribuyentes y como aplicar las políticas del Estado, jamás podría resolver un problema tan medular para un país, como la salud y Seguridad Social.

En estos momentos, más del cincuenta por ciento de la población no tiene acceso a los  servicios sanitarios, ni mucho menos a los beneficios que han  dejado los más de trescientos mil millones de pesos que han acumulado los Fondos de Pensiones.

Solo el sector financiero, las ARSs privadas, los Fondos de Pensiones,  los grandes prestadores de servicios, los comerciantes de la medicina, los grandes laboratorios han sido los beneficiarios de este Sistema de Salud y Seguridad Social.

El concepto de Estrategia en Atención Primaria en Salud ha pasado a ser unas simples  palabras; sencillamente, porque el sistema jurídico político y económico del país  no está estructurado para implementarlo y desarrollarlo.

Acción del presidente Danilo

El presidente Danilo Medina introdujo una reforma a la Ley General de Salud y Seguridad Social que, lejos de fortalecer y perfeccionar el sistema, lo que haría sería garantizar los mecanismos de enriquecimiento de los sectores buitres del negocio en que ha sido trasformado el sector salud. Además, con la llamada “descentralización”, los parásitos administrativos serán multiplicados, multiplicándose con ellos, la carga salarial de quienes controlan el sistema.

 

Es una acción pobre y co-rresponsable de fracaso del modelo neoliberal,  especialmente si se toma en cuenta que la reforma no incluye los “elegidos” centros mencionados  arriba, legitimando así la discriminación y exclusión del acceso universal del pueblo a servicios de salud ofrecidos en estos modernos y cuasi-privado centros de salud.

Esta reforma está llamada al fracaso, porque el mal no está en la sabana, sino en el paciente.

¿Que propone el MIR?

En busca de proveer un sistema que garantice la salud de todos los miembros de la sociedad, MIR plantea la necesidad de Impulsar la configuración,  desarrollo y estructuración de un Sistema de Salud y Seguridad Social Público, eficaz y de calidad.

Para tal fin proponemos:

  1. Incluir a todos los hospitales y centros de salud a un solo y simple Sistema Nacional de Referencia. Todos los centros de salud deben servirles a los intereses del pueblo, jamás a sectores económicos, sociales o religiosos privilegiados.
  1. Estimular la formación y capacitación del personal sanitario necesario para mantener a los ciudadanos en buenas condiciones de salud.
  1. Priorizar la estrategia de Atención Primaria, esfuerzo que se iniciará, además de los recursos internos, con la colaboración de los países hermanos en condiciones de apoyo y vista sus experiencias y resultados.
  1. Garantizar la seguridad de empleo y salarios dignos a todos los trabajadores de la salud.
  2. Desarrollar las aéreas de investigación científica suficiente, necesarias e impostergable que permita lograr la satisfacción sicosocial, medioambiental posible y necesario.
  3. Impulsar la producción, y desarrollo de moléculas fundamentales para la salud de la población.
  4. Hacer cumplir la autonomía estatal y su validad como único ente con poder de promulgar,  vetar y regular las prácticas y los procedimientos médicos que buscan el avance de la medicina..
  5. Actualizar y expandir la infraestructura de laboratorios hasta lograr la capacidad técnica y profesional  capaz de identificar los microorganismos que circulan en el territorio nacional.
  6. Implementar el funcionamiento de las tres tandas en los centros de salud de mayor trascendencia sanitaria a nivel nacional.
  7. Priorizar la investigación médica a los fines de contribuir a mantener sana la población.
  8. Desarrollar un sistema confiable de conservación y distribución de los insumos médicos.
  9. Impulsar la producción de los medicamentos genéricos necesarios a fin de disponer de determinados tratamientos, sin necesidad de importar.